Gestión del Color

GESTIÓN DE COLOR Y PERFILES ICC EN LA IMPRESIÓN FOTOGRÁFICA

Este apartado describe brevemente de lo que significa la gestión de color en tus imágenes y para que se utilizan los perfiles ICC para controlar la impresión fotográfica. Básicamente, la Gestión de Color es necesaria para controlar el color de nuestras obras o fotografías desde el inicio y evitar sorpresas posteriores en la impresión Giclée.

Cada vez que disparamos con nuestra cámara digital, se almacena la información con una combinación de porcentajes de valores de colores primarios rojo, verde y azul, convirtiéndose, como por ejemplo, en uno de los formatos mas utilizados RGB.

El problema que nos encontramos más tarde es que el formato RGB, no define correctamente los valores del color al trasladar nuestras imágenes a otros dispositivos digitales como monitores, espacios de trabajo o impresoras, y desconoceremos el tono de color original de la fotografía. La solución a este problema la encontramos en la instalación de perfiles genéricos ICC ya que se encargan de interpretar el color de los diferentes dispositivos técnicos con los que trabajemos.

 Los perfiles ICC se dividen principalmente en: Perfiles de entrada para escáner o cámaras digitales, Perfiles de visualización de los monitores (entorno de trabajo, postproducción) y Perfiles de salida de equipos de impresión.

Perfiles de entrada para Cámaras

El programa interno de la cámara o RAW, ya incorpora el perfil ICC, aún así para fotógrafos avanzados se pueden crear perfiles personalizados, para ello, necesitaremos una carta de color y un software de creación de perfiles.

Si la cámara lo permite para la captura de las imágenes se debe elegir el modo RAW y posteriormente procesar la imagen «revelar» con el espacio de color del programa RAW seleccionado.

Con los perfiles ICC del monitor conseguimos que en el software de edición y en el sistema operativo se pueda transformar correctamente los valores del formato RGB para visualizar la imagen correctamente en nuestra pantalla, necesitaremos para ello, un dispositivo hardware y un software de calibración de monitor.

El mejor resultado posible es que te descarges el Perfil ICC del papel en el que deseas imprimir y lo instales en tu ordenador para posteriormente convertir a ese perfil, el documento con el que estás trabajando. De esta forma estarás viendo en todo momento cómo quedará tu trabajo impreso en el papel elegido, con las tintas pigmentadas de nuestro sistema. Los perfiles ICC los hemos generado a la carta a partir de los soportes que ofertamos.

Es importante que dispongamos de un monitor apto y calibrado para fotografía y asegurarnos que interpreta correctamente los valores de color, además de tener la garantía que con los ajustes podamos realizar reproducciones de color correctos y precisos; para ello necesitamos un colorímetro, con el que obtenemos precisión del color, brillo y contraste sobre todas nuestras imágenes.

Después de configurar y calibrar nuestro monitor, tenemos que configurar nuestro espacio de trabajo de Photoshop correctamente, con el fin de obtener perfiles de color adecuados para su posterior y la correcta impresión de las fotografías.